sábado, 10 de noviembre de 2007

A CALLAR


De llanto en la voz

tanta palabra herida
que mejor me callo

por si las moscas.